FANDOM


Pasado Traumante Editar

Nacido en una ciudad de clase media, Kyōki se crió junto su madre y su hermana menor, su padre había muerto en un "accidente" desconocido para los tres. Al ser una de las familias "reconocidas" de la ciudad, por ser comerciantes con el exterior, podían tener una vida tranquila y pagar los impuestos de la Capital.

Kyōki tuvo una infancia normal hasta los 10 años, que fue la época en la cual empezaron una serie de asesinatos nocturnos, esto hizo preocupar a su madre, la cual le ordeno que no saliera de casa a partir de las siete de la noche, ya que en esa hora era cuando se notaba la presencia de un hombre bastante oscuro, el cual todos creían era el asesino.

Un día, mientras Kyōki recorría la ciudad, como era ya su costumbre, anocheció, y el muchacho se preocupó por todo lo que habia escuchado de los asesinatos, entre un poco de nerviosismo y el comienzo de la lluvia, Kyōki logro llegar a su hogar sano y salvo, mas todas las luces de este se encontraban apagadas, un poco nervioso por esto, entro en su hogar, abriendo la puerta de este lentamente, encontrándose con una escena que nunca en su vida podría olvidar.

Todos los muebles de su hogar se hallaban destruidos, pero lo más importante era que, a sus pies, se encontraba el ensangrentado cuerpo sin vida de su pequeña hermana, ante esta escena, unas lágrimas qusieron brotar de los ojos de Kyōki, y cuando estaba a punto de arrodillarse delante del cuerpo de su hermana, la voz de su madre llamó su atención. Dirigiendo su vista hacia el lugar proveniente de la voz, el muchacho vio como la famosa silueta del asesino se encontraba parado entre las sombras, y estrangulando a su madre.

Madre: Kyōki... hijo... huye por favor... hu...

Las últimas palabras de la madre de Kyōki no pudieron ser escuchadas por el muchacho, ya que el asesino había acabado con la vida de esta en ese instante, el asesino dejo caer el cuerpo sin vida de la mujer, para empezar a acercarse a Kyōki, este último quería huir, más el miedo pudo con él y sus piernas cedieron, dejando al muchacho caer de rodillas delante del asesino, el cual cada vez estaba más cerca de Kyōki.

¿?: Mocoso estúpido, no es nada divertido si no corres

Kyōki no podía moverse, sus pensamientos habían sido invadidos por un miedo irracional hacia el asesino.

¿?: Como sea, te perdonaré la vida esta vez, pero si nos volvemos a ver... espero que corras mucho

Entre una macabra risa, el asesino abandonó el lugar, dejando a Kyōki junto a los cadáveres de su familia, al volver en sí, el muchacho estalló en llanto y se lamentó por no estar junto a ellas. Sin ayuda de nadie, Kyōki llevo los cuerpos de su hermana y madre a una colina que solía frecuentar, y los enterró, abandonando el lugar y dirigiéndose a la Capital.

La Brigada de Incineración Editar

Dos años después de este incidente y de trabajar como mesero/cocinero en un bar de la Capital, Kyōki decide unirse al Ejército, una vez dentro de este, se le asigna un cargo bastante bajo, lo que provoca que sus superiores abusen de su trabajo y en ocasiones lo humillen.

Debido a todo este abuso, Kyōki dejo de mostrar sus emociones y se volvió alguien frio y que solo seguía ordenes, al cabo de un año de ostentar un cargo bastante bajo, y de recientemente amenazar a un superior y quemar su oficina, el General Kritius, líder ese momento de la Brigada de Incineración, posiciona su atención en Kyōki.

Soldado: Señor, ¿está seguro de esto?

Kritius: ¡Claro que estoy seguro!, quiero a ese mocoso en la Brigada de Incineracion y lo quiero ¡ya!

Soldado: ¡A sus órdenes!

Kritius: Espero que hayas aprendido a correr, mocoso

Un mes después de esto, Kyōki es ascendido y se vuelve miembro de la Brigada de Incineración, debido a que Kyōki quemó la oficina de un superior, se ganó una reputación de respeto por parte de sus compañeros y, mostrando una gran habilidad con el lanzallamas, rápidamente fue ascendiendo de puesto, hasta llegar a ser el ayudante del General Kritius, aunque estaba claro que este último influyo en los ascensos de Kyōki.

A pesar de haber sido parte de la Brigada de Incineración, Kyōki jamás asesinó a una persona, ya que iba en contra de todos sus principios asesinar personas inocentes, dándose cuenta así, de que tanto el Ejército como la Capital y el Imperio, estaban llenos de corrupción. El General Kritius, viendo el comportamiento y principios de Kyōki, en lugar de enviarlo a quemar aldeas o personas, lo enviaba a destruir bestias peligrosas o a quemar territorios enteros. Kyōki paso realizando estas tareas y soportando burlas de superiores, por cinco duros años para él.

Un día, mientras Kyōki se encontraba en una misión de destruir a una extraña bestia peligrosa, cayó por un agujero en el suelo del bosque, para su suerte, no solo encontró a la extraña bestia, la cual era una rara mezcla entre un reptil y una persona, sino que también encontró algo que cambiaría su vida, una Teigu.

Después de cinco años, en el día de su cumpleaños, Kyōki tenía el día libre, pero como no tenía a donde ir, se quedó en la base de la Brigada de Incineración, ahí, se dio cuenta de que el clima era bastante soleado y no había señales de lluvia, la lluvia solía recordarle el incidente de la muerte de su familia, por lo cual, los días lluviosos solían ponerlo bastante triste; viendo a Kyōki en la base, el General Kritius se acercó a él:

Kritius: ¿Qué haces aquí, mocoso?

Kyōki: Buenos días, General Kritius, solo estoy descansando

Kritius: Eso veo, ¿pero acaso nadie te va a celebrar tu cumpleaños?

Kyōki miró hacia abajo, melancólico.

Kyōki: Honestamente... no

Kritius: Claro, después de todo, toda tu familia está muerta.

Algo extraño ocurría, Kyōki jamás habia hablado con su superior con respecto a ese tema.

Kyōki: ¿Cómo sabe acerca de eso, General?

Kritius: Vamos, como voy a olvidar tu mirada vacia y tus ojos sin brillo

Ahora todo concordaba, Kritius era el asesino de la familia de Kyōki, él era el causante de todo su sufrimiento. Ante este descubrimiento Kyōki se quedó atónito, pero rápidamente pudo volver en sí, cuando vio que la gran espada de Kritius se dirigía hacia él.

Kritius: ¡Es hora de que termine mi trabajo de hace nueve años!

Kyōki estaba dispuesto a vengar a su familia, no dejaría que Kritius saliera vivo de ese lugar, sin embargo, luchar contra un general no era nada fácil, teniendo en cuenta que solo tenía una fina espada para defenderse y que había dejado su lanzallamas en uno de los pasillos de la base. Kyōki hacia lo que podía para defenderse de los ataques de Kritius, pero, en un descuido, Kritius destruye la espada de Kyōki y lo patea en el estómago, provocando que este cayera de rodillas delante él.

Kritius: Kyōki, honestamente esperaba más de tí... al final, eres igual a tu padre

Kyōki: Mi padre... ¡¿qué sabe de mi padre?!

Kritius: Solo que era un idiota que investigaba al Ejército... y que tuve que asesinar

En ese momento, un extraño sentimiento invadió a Kyōki, ahora lo único que le importaba era asesinar a Kritius, pero no poseía ningún arma en ese momento... hasta que recordó que desde que la encontró, jamás se había alejado de su Teigu y, tomándola entre sus manos y depositando toda su esperanza en ella, Kyōki saltó hacia Kritius y le realizo un corte en el cuello, el cual no lo mato, pero fue lo suficientemente efectivo como para confundirlo.

Kritius: ¡Bastardo!

Kyōki solo se alejó corriendo de ese lugar, lo único que quería ese momento, era recuperar su lanzallamas y así poder vengar a su familia. Kritius llego a la gran plaza que se encontraba en la entrada de la base de la Brigada de Incineración; en el centro de esa plaza, se encontraba Kyōki, estático y dándole la espalda, rápidamente Kritius se posiciono cerca del muchacho, dispuesto a darle el golpe final.

Kritius: ¡Este es tu fin, mocoso estúpido!

Kyōki: Shiro

Kritius sintió que algo recorría su cuerpo, pero luego sintió como una fina cuerda estrangulaba todo su cuerpo y le impedía moverse.

Kritius: ¡¿Pero qué demonios es esto?!

Kyōki: Es mi venganza

Una vez Kyōki pronuncio esto, levanto su gran lanzallamas delante de Kritius, prendiéndole fuego a su ex-General. Una vez los gritos de Kritius cesaron, Kyōki liberó el cuerpo sin vida de este, que seguía ardiendo ante las llamas de la venganza de Kyōki. El cielo soleado había desaparecido para dar paso a unas nubes negras, que a su vez, le dieron paso a la lluvia, la cual apagó las llamas y dejo ver el calcinado cuerpo sin vida del General Kritius. Kyōki había vengado a su familia.

El Mejor Regalo de Cumpleaños Editar

Kyōki se encontraba bastante tranquilo, era feliz, ahora sentía que su familia podía descansar en paz, mas estos sentimientos no duraron mucho ya que a la distancia escuchó unos pasos. Kyōki, a pesar de haber asesinado un General, no escapó y sintió curiosidad de ver a las personas que se dirigían a ese lugar, se sorprendió al ver dos figuras femeninas en lugar de los guardias que estaba esperando.

Lena: Vaya, ¿tú lo asesinaste?

El muchacho, reconoció a las dos chicas, ambas eran miembros de la organización de asesinos Silent Shadow, lo más seguro era de que las hubieran mandado a acabar con Kritius, aunque Kyōki se les adelantó.

Kyōki: ¿Y qué si lo hice?

Lena: Oye, muchacho, cuida tus palabras, sino quieres que te...

Suzuki: Lena, espera

Suzuki se acercó a Kyōki, quien rápidamente se colocó en posición ofensiva, levantando su lanzallamas delante de él.

Suzuki: Tranquilo, no voy a hacerte daño

Kyōki: Entonces... ¿qué quieren de mí?

Suzuki: Eres fuerte, eso lo reconozco, si te quedas aquí, los soldados te triplicarán en número y te atraparán

Kyōki: ¿Qué quieres decir con eso?

Suzuki: Quiero decir que te estoy ofreciendo que te unas a Silent Shadow

Kyōki: Es broma, ¿verdad?

Lena: Suzu, Oliver se enojará por reclutar soldados sin permiso

Suzuki: Eso no importa ahora, dime... ¿te uniras a Silent Shadow?

Kyōki: ¿Qué me ofreces a cambio?

Suzuki: Una nueva familia

En ese momento, para la mirada atónita de Lena, Kyōki abrazó a Suzuki y rompió en llanto.

Lena: Eso es un sí, supongo

Suzuki solo sonrió y le devolvió el abrazo a Kyōki.

Suzuki: Bienvenido a Silent Shadow

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.